El ecólogo de Harvard Forest John O’Keefe

VOCES

John O'Keefe y Jennifer Berglund

Jennifer Berglund 00:04

¡Bienvenidos a HMSC Connects! [El podcast] en donde vamos tras las bambalinas de cuatro museos de Harvard para explorar las conexiones entre nosotros, nuestro gran y hermoso mundo e incluso lo que hay más allá. Mi nombre es Jennifer Berglund. Soy parte del equipo de exposiciones aquí en los Museos de Ciencia y Cultura de Harvard, y seré su anfitriona. Para el episodio del solsticio de verano de este año, hablare con John O'Keefe, un ecólogo forestal recientemente jubilado, y coordinador del Fisher Museum en el bosque de Harvard ubicado en Petersham, Massachusetts. Este museo trata sobre la historia y ecología forestal, y tiene como objetivo explicar la compleja historia del paisaje de Nueva Inglaterra. Hoy, John nos llevará en un viaje por el bosque durante el solsticio, y destacara la magnificencia de los bosques de Nueva Inglaterra y los desafíos que enfrentan. Aquí está él. John O'Keefe, ¡bienvenidos!

John O'Keefe 01:13

Muchas gracias.

Jennifer Berglund 01:19

¿Qué te inspiró a convertirte en un ecólogo forestal?

John O'Keefe 01:25

Bueno, tomé un camino bastante zigzagueante para convertirme en ecólogo forestal. Tengo una licenciatura; me especialicé en sociología en Harvard College, y me gradué en el 67; enfrenté la guerra de Vietnam y me uní al Peace Corps. Pasé un tiempo en Lisutu en Sudáfrica. Regresé un poco antes porque mi papá se estaba muriendo, pero aún me enfrentaba al reclutamiento y logré ser aceptado en un programa de entrenamiento de pilotos del Massachusetts Air National Guard. Y así, durante gran parte de la década de 70s, durante seis años, me la pasé sobrevolando Nueva Inglaterra. Siempre me había interesado la naturaleza, caminar en el bosque. Observando [los paisajes] mientras volaba, me di cuenta de que Nueva Inglaterra era casi todo bosque, y decidí que sería interesante aprender más sobre estos bosques. Cuando terminé, de hecho, tomé varios cursos de biología a través de Harvard Extension, y después fui aceptado en una maestría, y luego en un programa de doctorado en ecología forestal en la Universidad de Massachusetts en Amherst.

Jennifer Berglund 02:42

Llevas más de 30 años trabajando en un estudio sobre la foliación y la floración [de los bosques], lo cual es asombroso. ¿Cuéntanos, de qué se trata este estudio y qué has observado durante los últimos 30 años?

John O'Keefe 03:01

Poco después de que comencé a trabajar en Harvard Forest, estaba buscando un motivo para salir a caminar regularmente por el bosque y traté de desarrollar un proyecto de investigación que me permitiera hacer esto. Como estudiante de posgrado en la Universidad de Massachusetts, había ayudado a uno de mis asesores a establecer un estudio en uno de los bosques de la Universidad de Massachusetts para observar la foliación en los árboles caducifolios y también el momento de la senescencia o caída de las hojas. La senescencia significa básicamente la muerte de las hojas de los árboles caducifolios en el otoño, cuando se preparan para permanecer inactivos durante el invierno. El árbol o arbusto esencialmente deja de funcionar, detiene la fotosíntesis, pasa por un proceso en el cual las hojas forman un área de abscisión en la base de la hoja, lugar en donde se desarrollará la yema de la hoja el año siguiente. Y luego, a medida que avanza el otoño, las hojas cambian de color y se caen, lo que por supuesto es un evento [turístico] importante en esta parte de Massachusetts durante el otoño. Es parte del ciclo anual [de plantas]: el brote y crecimiento de hojas en la primavera, el crecimiento continuo durante el verano—y a medida que los días se vuelven mas cortos y hace mas frio— los árboles se preparan para permanecer durmientes durante el invierno. El laurel de montaña es un árbol o arbusto perenne de hoja ancha y estamos cerca del límite norte de su rango tanto de esta como de otras plantas perennes de hoja ancha porque no pueden sobrevivir cuando hace demasiado frío. Aquellas personas que tienen rododendros en su jardín notaran que, en días realmente fríos, las hojas se cierran para no exponerse al sol—pues no hay humedad disponible para la fotosíntesis, porque el suelo está helado. Se trata básicamente, de la falta de humedad. El frío de invierno crea, esencialmente, una falta de humedad. Así es que las plantas dejan de “funcionar” durante el invierno. Los árboles siempre verdes que no pierden las hojas durante el invierno tienen menos superficie [foliar], de alguna manera, otra forma de protegerse. Las hojas en forma de agujas son capaces de cerrar el proceso de fotosíntesis durante el invierno: tienen una especie de sistema anticongelante.

Jennifer Berglund 06:03

¿Qué ha observado durante estas muchas décadas?

John O'Keefe 06:10

Curiosamente, no he observado muchos cambios. Aunque sí he observado cambios significantes de un año a otro. Cuando comencé en 1990, no me imaginé que iba a enfocarme en un estudio sobre el cambio climático. Pero a lo largo de los 30 años, debido al ritmo de estos eventos, el brote de hojas, su cambio de colores, y su caída en el otoño, todos están controlados por el clima. [El estudio] es parte de un área de la ciencia llamada fenología, que analiza la transición de eventos biológicos causados por el clima. Entonces, los eventos como la aparición y la senescencia de las hojas, la migración, la hibernación, todos estos son eventos biológicos son ultimadamente impulsados por el clima, que pueden ayudar a observar los impactos del cambio climático. Después de 5 o 10 años, el estudio se tornó de mayor interés debido a su potencial para observar el impacto del cambio climático. De manera que comencé, Uds. saben, a enfocarme un poco más en ese aspecto en vez de solo hacer observaciones de lo que estaba sucediendo. Y eso era, pienso, lo que quería hacer, quería tener una buena razón para salir y explorar. Siempre sigo el mismo camino en el bosque, porque estoy observando los mismos árboles año tras año, pero inicialmente no lo había puesto en un contexto más amplio. Era mas que nada para observar mas de cerca y analizar los árboles…y este proceso del brote de hojas, especialmente…y aunque yo ya había hecho mucho trabajo en los bosques, en los bosques de la universidad para mi tesis, no veía tan de cerca a cada árbol. Comencé observando a más de 30 especies, aproximadamente una vez a la semana durante la primavera y luego en el otoño, y así aprendí muchísimo sobre cómo cada especie [de árbol] pasaba por este proceso de brote de hojas, dependiendo del tipo de yemas y cómo la yema se expandía, y cuándo florecía, en dónde aparecía la flor, la temporada de la floración y el desarrollo de la fruta y de las semillas en el transcurso de la temporada de crecimiento. Ese fue mi enfoque inicial. Pero luego, con el tiempo, consiente cada día mas de como el clima estaba cambiando, también se convirtió en un estudio para entender cómo el clima podría estar afectando la temporada de crecimiento y el brote y caída de las hojas en el otoño. A veces, en mis observaciones, parece como que la temporada de crecimiento se ha ido alargando. Ahora tenemos muchas más observaciones, del mundo entero y de gran parte de América del Norte, de observaciones de ciudadanos y de científicos, así como de imágenes de satélite y lo que ahora se llaman fenocámaras, básicamente cámaras de vigilancia que capturan imágenes del paisaje forestal y, utilizando los cambios de el color registrados por esas cámaras, podemos monitorear el brote de las hojas, el cambio de color de las hojas, la senescencia, y su caída en el otoño. Estas [imágenes] definitivamente están mostrando cambios en el clima. En realidad, mi estudio no ha mostrado un cambio significativo en el brote de hojas durante la primavera.

Jennifer Berglund 10:22

¿Qué tipo de cambios importantes has observado en los bosques de Nueva Inglaterra desde que comenzaste a trabajar como ecólogo forestal?

John O'Keefe 10:32

Bueno, en realidad, desde que soy ecólogo forestal, los principales cambios que he observado en los bosques han sido causados en gran medida por plagas y patógenos, mas que nada por [especies] introducidas. Por supuesto, el otro cambio que estamos observando en el bosque, con una frecuencia que sube y baja, es la tala [de bosques] para el desarrollo. Esto resulta de lo que este pasando con la economía en un momento dado. En ocasiones hay mucha actividad, como por ejemplo en los años 90 y 2000, y luego la actividad desacelera y ya comienza de nuevo… pero los cambios más grandes en este momento son causados por las plagas y patógenos introducidos…los principales son el adélgido lanudo de la tuya, que desde finales de la década de 1980 hasta ahora se ha ido expandido por el sur y el centro de Nueva Inglaterra. Y luego, en la última década, ha sido el barrenador verde esmeralda del fresno. Dos plagas de insectos. El adélgido lanudo mata a los árboles al insertar un tubo de alimentación en la base de las agujas y succiona la savia, y así el árbol ya no tiene acceso a ella. Las agujas mueren, se caen y el árbol finalmente sucumbe por no poder producir suficiente comida. El barrenador verde esmeralda del fresno es un insecto perforador introducido que perfora los tallos de árboles y coloca huevos en las galerías, evitando el movimiento de la savia hacia arriba o hacia abajo, esencialmente rodea el árbol…esto debilita el árbol y el árbol muere por falta de función. Cuando comencé mi investigación en la Universidad de Massachusetts, estábamos en medio de un brote importante de la polilla gitana a fines de la década de 1970 y a principios de los 80. Tuvimos tres o cuatro años de defoliación extrema en los robles de nuestra región, lo cual provocó una gran mortalidad. La polilla gitana fue introducida a Massachusetts en los 1860s, y desde entonces ha pasado por ciclos de erupción, daños importantes y periodos de baja actividad.  Se ha intentado controlarlo con hongos y un virus. Estos han tenido un poco de impacto, pero su efecto en los insectos y orugas depende un poco del clima. Cuando las condiciones climáticas no son propicias para el desarrollo del hongo y el virus, volvemos a tener otro pequeño brote. Tuvimos un brote hace tres y hace cuatro años en el centro de Massachusetts que al parecer ha vuelto a disminuir. Todavía existe, pero [su impacto] no ha sido tan malo como a principios de los 80s. Pero, el adélgido lanudo de tuyas definitivamente ha eliminado en gran medida las tuyas en gran parte del sur de Nueva Inglaterra. El adélgido, introducido en América del Norte desde Asia, tiene algunas limitaciones en cuanto a su tolerancia al frío. Las olas de clima frío en el invierno pueden matar a casi todos los adélgidos. No a todos, pero casi a todos.  Puede tomar bastante tiempo para que se acumulen nuevamente después de eso. Esto ha reducido su propagación, o mas bien la tasa de propagación, hacia el centro norte y norte de Nueva Inglaterra. Pero nosotros, ya saben, exacerbados por el calentamiento del clima. No hemos tenido esas olas de frío en el sur de Nueva Inglaterra. Y eso le ha permitido moverse gradualmente hacia el norte, y ha estado en Harvard Forest durante un par de décadas. Tenemos un área importante de tuyas en el centro de Harvard Forest, en donde estamos monitoreando el impacto del adélgido mientras mata a los árboles de tuya. Y lo que estamos observando es que a medida que mueren los árboles de tuya, generalmente son reemplazados por el abedul negro. Hay abedules negros, algo de abedul negro, en casi todas las áreas de tuya. Es la especie de mayor asociación con la tuya en los bosques de esta región. Parece ser muy hábil…a medida que el dosel aclare y más luz llega al suelo del bosque, las plántulas de abedul aprovechan y se establecen. Y a medida que la tuya muere gradualmente, aparece el abedul. Lo que no sabemos es si se trata de una transición temporal y si el abedul será reemplazado gradualmente…o si el abedul formará otro bosque durante un período de tiempo, más o menos como una sola especie. Es interesante que, la tuya y el abedul negro son especies extremadamente diferentes. Una es una conífera que tiene agujas muy ácidas, que se descomponen muy lentamente, y forman una capa de densa y profunda en el suelo del bosque…acumulando y almacenando una gran cantidad de carbono. El abedul negro tiene hojas que se descomponen rápidamente después de caer en el otoño, por lo que no acumulan esa capa en el suelo. Todo el ecosistema de estos bosques cambia a medida que ocurre la transición de tuya a abedul negro.

Jennifer Berglund 16:21

Eso es muy interesante. Habías mencionado anteriormente, mencionaste que las zonas de tuya en Harvard Forest ahora son lugares peligrosos para caminar. Solían haber senderos que atravesaban esa área. Pero ahora que las tuyas están muriendo, el dosel se ha vuelto peligroso por lo que puede caer de los árboles moribundos.

John O'Keefe 16:43

Así es. De hecho, el sendero en donde tomo mis observaciones fenológicas, en realidad pasa por un área de tuyas, y tengo mucho cuidado cuando camino por ahí. De hecho, teníamos un proyecto de investigación en el que a veces llevábamos visitantes para ver y hablar sobre el cambio de tuyas, el cambio del bosque, y los visitantes tenían que usar cascos de seguridad en esta parte del bosque para protegerse de la posible caída de ramas. Si hay mucho viento, es posible que algunos árboles se caigan. Así que ese sendero, que fue uno de nuestros principales caminos interpretativos, se ha cambiado a otro lugar. Por eso, ya no forma parte de la experiencia de nuestros visitantes en Harvard Forest. Lo explicamos de otras formas.

Jennifer Berglund 17:35

Mencionaste que tienes algunos proyectos de ciencia ciudadana. ¿Dijiste que tienes uno que está rastreando al adélgido lanudo por Nueva Inglaterra?

John O'Keefe 17:46

Sí, en realidad tenemos tres proyectos importantes de ciencia ciudadana, uno de los cuales se basa en mi estudio de fenología…tenemos escuelas, maestros y estudiantes en el sur de Nueva Inglaterra, incluso en la ciudad de Nueva York tenemos a un maestro que está observando el momento en que las hojas brotan y cuando caen, usando un protocolo que se basa en gran medida en mi estudio en Harvard Forest. Otro [proyecto] esta monitoreando en dónde hay árboles de tuya disponibles cerca de las escuelas, observando la presencia o ausencia del adélgido lanudo. Y cuando esta presente, monitorean su desarrollo y el impacto en los abetos. De hecho, varias de las escuelas que han hecho observaciones durante casi 20 años de estudio han tenido abetos en el sitio de su escuela infectados por el adélgido. El a adélgido ha llegado y ahora está comenzando a afectar esos árboles. Mientras que cuando se inició el proyecto, creo que solo había uno o dos sitios donde el adélgido estaba presente.

Jennifer Berglund 18:57

Ya veo.

John O'Keefe 18:58

El tercero involucra establecer parcelas, parcelas de 10 metros por 10 metros, en el bosque adyacente a la escuela o al que la escuela tiene acceso, y medir los árboles anualmente o cada segundo o tercer año, para que los estudiantes observen cómo el bosque crece y cambia con el tiempo.

Jennifer Berglund 19:23

¿Cómo pueden participar otras escuelas?

John O'Keefe 19:27

Pueden visitar la página web de Harvard Forest y buscar la sección llamada "Schoolyard Ecology". Hay un enlace en nuestra página web, para obtener más información sobre como iniciar uno de estos proyectos en su escuela local. Miles de estudiantes han participado a lo largo de 20 años, y cientos de maestros. En una página web pueden ver el mapa de las escuelas involucradas y los proyectos en los que están trabajando y por cuánto tiempo.

Jennifer Berglund 20:04

Muchos de nuestros radioescuchas son amantes de la naturaleza que disfrutan de la primavera, y los bosques de Nueva Inglaterra, y el verano. ¿Qué tipo de cosas deberían estar atentos cerca del solsticio de verano?

John O'Keefe 20:19

Estamos grabando el podcast antes del solsticio, pero lo que ha estado sucediendo en la última semana y media en el bosque, es que las hojas han brotado y ahora están creciendo rápidamente. Para el solsticio habrán llegado a su tamaño completo. Lo que también está sucediendo ahora es [la actividad de] las especies polinizadas por el viento—la mayoría de nuestros árboles forestales son polinizados por el viento. Para aquellos que sufren de alergias estacionales, esto es bastante obvio. Ahora que estamos grabando, es la tercera semana de mayo, y los robles están “floreciendo” y los abedules acaban de terminar de florecer. En una semana, más o menos, a principios de junio, los pinos soltarán ese polen. Los pinos no florecen en el sentido técnico. Cada mañana cuando salgo, tengo que prender el limpiaparabrisas de mi auto para limpiar el polen que ha caído en el coche durante la noche. El coche está cubierto de un polvo verde amarillento. Y sabes, esta es una de las cosas importantes que sucede. Generalmente no pensamos en que nuestros árboles y bosques están floreciendo porque son polinizados por el viento. Notamos a los manzanos y a los "árboles que florecen" como el laurel de montaña, o arbustos como el laurel de monte que mencioné, y las cerezas, cerezo negro. Pero todos los árboles florecen y polinizan, y debido a que son polinizados por el viento, a menudo no pensamos en las flores como flores, per se. Pero de hecho si lo son. Y esa es una de las cosas que realmente me he puesto a observar como parte de mi estudio fenológico…es que realmente he notado muchos más detalles sobre todo este proceso del brote de hojas y flores en algunas especies. De hecho, en varias especies, las flores salen antes que las hojas para facilitar la transferencia de polen, sin que las hojas estorben. Esto no importa para las especies polinizadas por insectos, pero para las especies polinizadas por el viento, si es beneficioso que el polen se mueva de las flores masculinas a las femeninas sin que las hojas se interpongan en el camino para atrapar el polen. En mi opinión, uno de nuestros árboles más interesantes es el arce rayado [striped maple], que es un arbusto alto y un árbol bajo. Tiene un surgimiento muy interesante. Tiene solo dos escamas de hojas, se parten, y luego una parte interior cubierta de las hojas, otra escama, comienza a crecer. Crece aproximadamente una pulgada y media, y luego se divide y las hojas salen. Y si va a florecer, si recibe suficientes nutrientes y luz solar para florecer, entonces tiene un grupo de flores colgantes que emergen al mismo tiempo que las hojas…las hojas son muy pequeñas, entonces es más fácil que haya polinización. Y el arce rayado es muy interesante porque en realidad tiene dos géneros. Hay plantas masculinas y plantas femeninas, pero eso es más una secuencia en el tiempo. Cuando el árbol o arbusto comienza a florecer, generalmente florece como macho. Cuando alcanza la madurez y está a punto de morir, cambia y florece como hembra y produce semillas durante varios años. Y luego, típicamente, la planta muere. Es capaz de sobrevivir como una planta muy pequeña con dos o cuatro hojas durante varias décadas en el sotobosque esperando suficiente luz para comenzar a crecer y florecer, y luego pasar por ese ciclo de floración. Esta es una de las cosas que realmente disfruté aprender cuando comenzaba a estudiar la fenología del bosque.

Jennifer Berglund 24:46

¿Qué es lo que más te gusta del bosque alrededor de Solstice?

John O'Keefe 24:54

Oh, el hecho que todo se está volviendo realmente vibrante y verde, y los árboles están completamente cubiertos de hojas. Entonces están, en máximo crecimiento y máxima fotosíntesis. En realidad, desde principios hasta mediados de junio, los arces rojos están dejando caer sus semillas. Este año es un gran año de producción de semillas para los arces rojos en nuestra región. Los árboles están cargados con estas semillas rojas, que la gente considera helicópteros. Es interesante que la semilla de arce rojo cae en junio y germina durante el verano. La semilla del arce de azúcar se desarrolla durante todo el verano hasta el otoño, cae en el otoño, se queda en el suelo del bosque y germina en la primavera. Del mismo modo, los robles, los robles rojos, y hay un grupo de robles: robles rojos, robles negros, robles escarlatas, que están en el grupo del robles rojos…sus bellotas caen en el otoño, se quedan en el suelo y luego germinan. Están germinando ahora… el año pasado también fue increíblemente un gran año de bellota de roble rojo. De manera que tenemos muchas bellotas, robles rojos en germinación, ahora mismo con las primeras hojas recién emergiendo. Los robles blancos en realidad dejaron caer sus bellotas en el otoño y, un poco antes, germinan en el otoño. Y, de hecho, ya hay tan pocas plántulas en la primavera.

Jennifer Berglund 26:54

¿Qué esperas que tu trabajo haga para inspirar a las personas a disfrutar de los bosques en todas partes?

John O'Keefe 27:01

Bueno, espero que al pensar en lo que he hecho y en mi ruta para estudiar el bosque y la fenología, otras personas se animen a salir y observar el bosque que los rodea, los árboles y las plantas que los rodean y que observen los cambios que están ocurriendo. Mientras crecía, pasé mucho tiempo en el bosque y estaba un poco consciente de lo que estaba sucediendo, pero no me enfocaba en eso. Creo que cuanto más puedas intentar observar de cerca, concentrarte en un par de árboles, tal vez monitorear cuándo brotan las hojas en la primavera y cuándo envejecen y cambian de color, y se caen en el otoño, obtendrás una mejor apreciación de lo que realmente está sucediendo en la naturaleza a tu alrededor. Yo creo que es fascinante. Creo que es también es una buena manera de relajarse y pensar sobre lo que realmente está sucediendo en el mundo que nos rodea. Y tal vez estaremos menos concentrados en las noticias con las que nos bombardean todos los días. Porque eso puede ser bastante deprimente y disfrutar de lo que está sucediendo afuera, aun cuando haya mosquitos, es realmente una buena manera de sentirse mejor.

Jennifer Berglund 28:42

John O'Keefe, muchas gracias por estar aquí. Ha sido muy divertido.

John O'Keefe 28:46

Gracias por invitarme. Realmente lo disfruté y espero que otras personas también lo hagan.

Jennifer Berglund 28:56

El HMSC Connects podcast de hoy fue producido por mí, Jennifer Berglund y los Museos de Ciencia y Cultura de Harvard, y editado por Emma Knudsen. Un agradecimiento especial a Harvard Forest y a John O'Keefe por compartir sus conocimientos y sabiduría. Muchas gracias por escuchar. Si te gustó el podcast de hoy, suscríbete a través Apple Podcasts, Spotify, PodBean o dondequiera que obtengas tus podcasts. ¡Feliz Solsticio! ¡Nos vemos en un par de semanas!